CidadeViva – Pins y Llaveros Personalizados

Coleccionas pins? Es la expresión de moda en todo Calgary. Y el negocio de moda. La principal calle de la ciudad, la First Street, está llena de coleccionistas de pins e insignias que lucen ante los curiosos viandantes. Todo está enfocado hacia el intercambio de pins. Hasta tal punto, que uno de los periódicos de la ciudad muestra una viñeta en la que se muestra a un atleta recibiendo una medalla mientras que el que se la otorga dice: “Claro que no puedo cambiártela por una insignia”. Es la locura que se ha desatado por toda la ciudad. Frente a la carpa de Coca Cola: los coleccionistas de insignias. A su alrededor, cientos de personas que quieren participar en este mercado de pins. Mientras tanto, los fotógrafos y cámaras de televisión se adentran en este zoco callejero. Muy pocos están dispuestos a vender sus productos, la gracia del juego se encuentra en el intercambio, aunque no escatiman su desdén hacia aquellos que les ofrecen insignias que no consideran merecedoras de su atención.

Para la compra de pins personalizados , el mejor provedor español es : https://asturpins.com/ , y nosotros siempre lo recomendamos. En su web puede ver todas las opciones de personalización y su servicio de atención al cliente siempre funciona muy bien asesorando con las mejores calidades y opciones.

Esta fiebre por los pins es una parte intrínseca de los Juegos Olímpicos, no es algo exclusivo de Calgary. Ya sucedió en Montreal, la primera gran feria de este tipo en la historia del olimpismo moderno, y tuvo sus puntos álgidos en Lake Placid 1980 y Los Ángeles 1984. Mientras que aquí en Calgary se ha organizado todo un negocio regularizado alrededor de esta fiebre coleccionista. Por eso muchos de los puestos que solían dedicarse a la venta de comida y bebida han decidido dar un giro a su negocio y centrarse en algo más lucrativo: la venta de pins. 2 dólares el más barato, precio ilimitado para el más caro. Como norma se suelen pedir 5 dólares por las insignias de los equipos canadienses o estadounidenses, y 10 por los países más remotos. Las edicioens de lujo alcanzan precios inconcebibles. Por ejemplo, por la insignia de Borneo se han pedido hasta 6000 dólares. Esto también representa una gran oportunidad de negocio para los organizadores, hasta 68 compañías se han hecho con los derechos para reproducir insignias con los símbolos y mascotas de estos Juegos Olímpicos. Se calcula que existen alrededor de 800 millones, con 600 versiones distintas, de estos juegos de Calgary. Lo que garantiza a los organizadores unos beneficios de alrededor de 23 millones de pesetas solo por su venta, cantidad que se hace incluso pequeña si se compara con los 150 que se llevará el Comité Olímpico de Estados Unidos por las licencias que ha concedido para utilizar su símbolo en los JJOO de Calgary y Seúl en insignias. Sin embargo son los soviéticos los más ávidos coleccionistas del mundo, en cualquier tienda de la Unión Soviética puedes encontrarte insignias coleccionables. Pero en el mundo olímpico, no hay ninguna duda de que son los americanos los que controlan el mercado, con más de 1000 diseños propios solo en estos juegos. La mayoría fabricados en Taiwán, debido al coste de la mano de obra, pero su procedencia no es ninguna preocupación para los coleccionistas, que solo quieren cuantos más mejor.

La calle principal de la ciudad se lleno todos los días con coleccionistas que lucen sus insignias para intercambiarlas. Es la principal atracción de Calgary, con un constante movimiento y aglomeración de gente que quiere entrar en la carpa de Coca-Cola. Pero si ya son incontables las personas que visitan la carpa, mayor es el número de pequeños objetos que hay dentro: 60000 insignias, toda la colección del refresco más famoso del mundo.

La aldea global, como la llamó el alcalde Pasqual Maragall el día de la inauguración, es un mundo aparte de la Barcelona habitual. Tras las lonas blancas y azules que cubren las vallas, el tiempo pasa a otra velocidad. Lo primero, el tráfico no tiene nada que ver con el de la ciudad, lo peor que le puede pasar a un peatón distraído es que le atropelle un voluntario con prisas o un ciclista. Las bicis se ha convertido en el principal medio de transporte de los organizadores y los residentes. 320 disponibles: 170 para la organización y 150 para los deportistas, aunque algunos se han traído la suya propia y otros son más partidarios de los patines.

La Villa rebosa de vida y actividad, a unos niveles que supera al de la propia Barcelona. No paran de circular voluntarios vestidos con su chándal o traje azul o amarillo, llevando y trayendo atletas, siempre que estos se dejen. Un asistente de un comité caribeño se lamentaba de la informalidad de los huéspedes, de cuya comodidad es responsable. El comité nacional no había abonado el precio de la estancia y los deportistas tuvieron que esperar cuatro horas para acreditarse hasta que el responsable de la delegación llegó para realizar todos los trámites. Más tarde el mismo responsable de la delegación se marchó con las llaves de los pisos y los atletas tuvieron que ir a pedir otras.

La mayor afluencia a cuatro días de la inauguración de los juegos, la Villa alojaba a casi 5000 atletas, entreandores y miembros de comités de los alrededor de 14000 que se esperan. Las llegadas han ido aumentando progresivamente hasta llegar a un punto de casi 2000 entradas diarias. Los deportistas eran recibidos por una pareja de gigantes vestidos con traje típico catalán y al son de una tenora. Las primeras impresiones son positivas. “He visto poco pero me ha parecido una ciudad muy bonita creo que serán unos grandes Juegos” decía una integrante del equipo femenino de baloncesto de Cuba. Hoy seguirán llegando nuevas delegaciones, se espera a Corea del Norte y el grueso de Estados Unidos, aunque al “dream team” de baloncesto no se le espera hasta mañana (aunque no se alojarán en la villa).

Mientras se espera el inicio de los juegos, los deportistas se entretienen en las salas de juegos, pasean, hacen turismo o leen y charlan en las terrazas. Esta es una de las características de esta aldea global, que fomenta el compartimiento de esfuerzos y tiempo libre. Entre los pasatiempos destaca el coleccionismo de insignias o pins, de los que hay miles, especialmente de las mascotas olímpicas, de países, deporte y comités olímpicos. Se compran, aunque la gracia está en el intercambio y todo el mundo los luce, desde voluntarios hasta entrenadores. Se ha convertido en la moneda olímpica.

El Ayuntamietno, que diferencia los pis comercializados para la venta, como los de COOB, de los que adquieren un valor de singularidad que les hace alcanzar precios muy elevados, intenta con la nueva normativa que este último tipo de venta se pueda realizar en toda la ciudad. Por lo que no permitirá que se utilicen como material de exposición excepto en zonas autorizadas.

Coca-Cola inauguró la pasada semana en la plaza Catalunya el primer centro de venta e intercambio de pins de la ciudad, que permanecerá abierto durante la celebración de los Juegos. La compañía es pera que más de 400.000 personas visiten el centro, en el que podrían cambiar de manos más de dos millones de insignias.

OTRO MÁS

Indudablemente hay una relación inseparable entre los regalos publicitarios y las empresas, que hallan un método diferente de promocionarse apartándose de los medios habituales. Es una forma de llamar la atención de potenciales clientes de una manera distinta y sin que estos sean conscientes.

Estos regalos se revelan como un punto esencial en toda estrategia de branding y marketing empresarial. Este enfoque se centra en los detalles y en mejorar la imagen que tienen los clientes de nuestra marca.

Su principal valor radica en que los  clientes no los ven como una herramienta de publicidad, si no como un simple gesto que una determinada compañía ha tenido con nosotros. Su eficacia no deja lugar a dudas, pues permite que los clientes te tengan siempre presente sobre todo cuando apuestas por artículos de uso frecuente como pueden ser los bolígrafos, mecheros, lápices USB, libretas…

Y teniendo en cuenta las oportunidades que brinda la red a día de hoy, se muestran como una de las mejores estrategias económicamente hablando, pues se les estima una efectividad del 88%.

Una de las grandes ventajas es la inmensa variedad de productos que tienes para escoger dentro de los regalos publicitarios, que te permite una gran flexibilidad para promocionar tu marca de la manera más óptima posible.

Imanes personalizados

Sin lugar a dudas, los imanes personalizados tienen una posición privilegiada dentro del mundo de los regalos promocionales. Son un artículo que siempre puedes tener presente decorando distintos lugares de la casa, como la nevera, donde resaltará el logo de tu empresa. Más a día de hoy que la fiebre de los imanes ha vuelto a golpear con fuerza.

Los imanes personalizados destacan por encima de los demás productos, ya que además de servir para promocionar la imagen de una empresa, es especialmente útil pues puede servir para recordar cosas puntuales o lanzar mensajes de ánimo para afrontar el día.

Memorias USB

Como sucedía con los imanes personalizados, los USB promocionales también son uno de los principales productos publicitarios a día de hoy. En todo momento nos encontramos rodeados por la tecnología y por ello los lápices USB se convierten en uno de los artículos más usados.

Además de su innegable utilidad, nunca está de más tener un lápiz USB contigo, todas las opciones que ofrecen para realizar regalos publicitarios son inmensas. No sorprender por tanto que sea una de las principales opciones a la que recurren las empresas.

Bolígrafos promocionales

Los bolígrafos de propagando han demostrado a lo largo de los años ser la mejor elección para las empresas a la hora de realizar regalos promocionales. El motivo es evidente, y es que son un artículo que se usa a diario por lo que consigue estar presente en el día a día de potenciales clientes.

Hasta hace poco rivalizaban con los mecheros, pero el paso del tiempo ha ido relegando a estos últimos a un segundo plano, debido a la disminución del consumo de tabaco y la mala imagen asociada al mismo, que las empresas no quieren vincular con la suya propia.

Cargadores de batería portátiles

Otro de los regalos que en los últimos tiempos estamos viendo cada vez con más frecuencia son las baterías portátiles. El teléfono móvil se ha convertido en una herramienta imprescindible en el día a día de todas las personas, y por ello quedarse sin batería a mitad de la jornada puede ser un gran inconveniente. Por este motivo muchas empresas apuestan por este tipo de regalo que es verdaderamente útil y muy bien valorado por el público.

De modo que si estás buscando una forma nueva y diferente de llegar a tus clientes, no dudes ni por un momento que hacer regalos promocionales es una de las mejores estrategias que puedes seguir para mejorar tu imagen y aumentar tus ventas.